la f uentezuela.com
Almedinilla martes, 23 de enero de 2018

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
RINCÓN LITERARIO

RINCÓN LITERARIO | Cartas de amor y/o desamor
Mi primer beso

Juan Manuel Chica Cruz (*)
lunes, 15 de febrero de 2016 (17:26:03)

0 Comentarios - 472 Visitas

Compartir Imprimir
Sentado al borde del sofá con los brazos estirados para llegar hasta la mesa. Desdoblo los folios y me preparo para escribir la carta apoyándome en la mesa de formica del salón. Esta mesa suele estar ocupada por ancianos jugando a las cartas y al dominó pero ahora luce blanca y despejada. Ha sido un buen acierto el de organizar en la Residencia un concurso de cartas de amor. Los está manteniendo ocupados a casi todos incluso a mí que solo estoy de visita. Cuando Carmen —una de las cuidadoras más simpáticas de la Residencia— ha ido anunciado el concurso se han oído risas, cuchicheos y miradas de reojo entre los ancianos. Después todos se han desperdigado por los rincones y se han puesto a escribir sus misivas de amor. Pocos hemos quedado en el salón principal. Resulta extraño ver las pantallas de televisión encendidas sin conseguir que ningún anciano deposite su atención con la mirada perdida en ellas. ¡Qué revuelo con las cartas de amor!. Me pregunto cómo puede florecer el amor en las postrimerías de la vida en un lugar así pero Carmen —mientras me daba los folios— me asegura que el amor en contra de lo que pueda parecer es como la hierba que a la más mínima oportunidad crece desafiando a todo. A mi lado, muy atenta a mí, tengo a Margarita que me ha pedido el favor de que le escribiera su carta. Dice que su pulso tembloroso no le permite escribir con buena caligrafía. Le he guiñado un ojo en señal de complicidad y he aceptado. Ella, agradecida, ha dicho que parezco un señor muy educado y todo un caballero y que sabía que aceptaría. La noto agitada, suplicándome con los ojos que empiece a escribir. <> le digo y me aclara que se llama Florencio y que lo ha conocido en la Residencia. Pobre Margarita lleva en la residencia casi un año y aunque no es muy mayor (tiene 75 años) consideraron que lo mejor era internarla. Hace poco más de año fue incapaz de regresar a casa desde el centro comercial. Un itinerario que hacía a diario para hacer algo de ejercicio desde que se jubilara como profesora de latín. La escruto de reojo mientras escribo y se me llenan los ojos de lágrimas que rebosan y me resbalan por las mejillas. Si no tengo cuidado van a caer sobre el papel. Levanto la cabeza y me sorprendo al ver a otros con pulso tembloroso, algunos sacando la lengua esforzándose en escribir con caligrafía vacilante unas líneas dedicadas al amor. Lo mío, ya ven, es un encargo. Le pregunto a Margarita por el ínclito Florencio. Es cierto que en todo este tiempo que llevo viniendo a la Residencia los he visto pasear a menudo a los dos, por la arboleda de álamos y robles que rodea al edificio y que desde aquí a través de la enorme cristalera del salón principal puede verse. Siempre que vengo me los encuentro caminado juntos por los jardines si el tiempo lo permite o hablando de sus cosas en el salón y cuando me marcho siguen juntos animadamente jugando a las cartas o viendo la televisión <<¿Le conocías de antes?>> pregunto en un intento de pergeñar una historia coherente en forma de carta. Margarita se me queda mirando pensativa y hace amago de levantarse para ofrecerme una taza de café. <> me dice. Sonrío (me habla de usted) y ladeo la cabeza. No tolero el café. Nunca lo tomo. Asiente sorprendida y vuelve a sentarse. Me cuenta que a Florencio lo conoció hace mucho tiempo, cuando estaban en el colegio. Lo recuerda perfectamente. Estaban sentados en el poyete de un muro con vistas a un descampado que hacía las veces de campo de fútbol. Los chicos acaban de terminar el partido y todos se habían marchado: futbolistas y público. Solo quedaban ellos. El cielo se encapotaba vertiginosamente y empezó a hacer frío; él se quitó su cazadora y se la dio sin decir una palabra. Justo después comenzó a llover con fuerza y se marcharon corriendo. La acompañó hasta su casa y se despidió diciéndole: <>. Una de las cuidadoras (esta no sé cómo se llama) con uniforme blanco y rayas dobles azules en las mangas y que antes había repartido cubiletes con bolígrafos entre las mesas me ha pedido —llevándose el dedo índice a los labios— que guardáramos silencio para no desconcentrar al resto. Margarita con una sonrisa pícara baja la cabeza y me sigue hablando con voz queda. Vuelven a brotarme lágrimas en los ojos y le digo que tiene una memoria de elefante maravillado de cómo se pueden recordar cosas así al detalle después de tanto tiempo pasado. Margarita con indulgencia me sonríe. Y yo tengo que llevarme los puños del suéter de lana a los ojos y cara para enjugármelos.

Margarita desde que ha ingresado en la Residencia ha adelgazado. Su pelo se ha vuelto más blanco cómo las cumbres de las sierras elevadas a medida que pasa el invierno pero aún así guarda una parte de esa belleza que iluminara su rostro antes. Miro de reojo a Florencio que está sentado en una esquina del salón con otros amigos y la verdad no le encuentro ningún atributo reseñable capaz de enamorar a Margarita. Tiene la cara abotagada, supongo que por la fuerte medicación que recibe. No puede caminar solo. Necesita andador o alguien que le ayude, que es Margarita la mayoría de las veces. Margarita está infinitamente mejor que Florencio. Mucho más estilosa. Florencio y yo no paramos de cruzarnos miradas furtivas. Creo que está celoso de verme con ella y se hace el interesante. Si supiera que es el centro de atención de Margarita y que le acabamos de escribir una carta de amor se le hincharía el pecho de satisfacción. Margarita me toca con impaciencia en el hombro y me pide que le lea la carta antes de entregársela a Carmen, cosa que con voz ahogada y entrecortada hago:

< sueños, pero el amor es lo único capaz de fijar nuestras evocaciones como los clavos la madera anclándonos a la vida, alumbrándonos unas veces y cegándonos otras con esos fogonazos desprendidos en la hoguera del corazón que nos mantiene palpitantes a nuestro alrededor. Y con el paso del tiempo en lo que ponemos más atención son a las muecas y cicatrices que el amor nos deja como la navaja del enamorado sobre la corteza del árbol. Y recordamos nuestra vida en términos de nuestro primer amor, o el segundo, acaso el tercero o a lo mejor de todos. De nuestros padres y los hijos. Pero cuando al amor se le une el destino no hay nada que los pueda vencer. Tú, Florencio, me diste un beso. Mi primer beso. Ese beso que aún noto tibio y vacilante en mis labios y que cuando cierro los ojos y me llevo la mano a la boca me hace retroceder 60 años en un instante para verte delante de mí, completamente nítido en mis pupilas. Tiritabas de frío y yo escuchaba el castañear de tus dientes mientras el agua fría te caía a manta porque el tejadillo del portal de mi casa no era suficiente para cubrirnos a los dos. Quizás con ese beso no sintieras el agua fría caer sobre ti. Aún te veo, a pocos centímetros de mí, con tu camiseta de algodón y tu cabello empapados de agua y esos ojos como espejos refulgentes recorriéndome mis labios y mi cuerpo. A aquel día le siguieron otros muchos más. Hubo otros besos, otros ojos y otras miradas, pero aquel beso fue la llave que abrió mi corazón por primera vez y después de tanto tiempo los rescoldos apagados en mi corazón se han reavivado con el soplo de la brisa de tu presencia. Y ya que mi cabeza no anda bien al menos contigo mi gastado corazón sí >>.

Margarita asiente complacida y acariciándome la mano en agradecimiento coge la carta levantándose como un muelle para dársela a Carmen. Le dice que está dedicada a Florencio y Carmen sorprendida me mira. Encojo los hombros, con los ojos brillantes por las lágrimas y respondo que tal vez esa carta no ganará el concurso pero lo importante es hacerla feliz. Su felicidad es la mía porque Margarita es mi esposa. Aquella maravillosa mujer a quien yo di hace mucho tiempo también mi primer beso.

Amapola

(*) Primer premio del II Certamen "Universo de Cartas de amor y/o desamor"
 








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.



Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  








| PORTADA | | | | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768