la f uentezuela.com
Almedinilla lunes, 26 de junio de 2017

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO

ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO |
Julián Muñoz Sánchez, de Almedinilla a la capital de España

Julián Muñoz
viernes, 26 de marzo de 2010 (09:27:02)

3 Comentarios - 7.550 Visitas

Compartir Imprimir
La primera vez que visité Madrid, no habría cumplido los veinte añitos, fue  en una excursión organizada por el Ayuntamiento de Almedinilla, por el año de 1976, para visitar la tumba de Franco en el Valle de los Caídos y de paso vimos algo de la capital de España.

Julián Muñoz, saca tiempo para la práctica deportiva en su intensa vida en Madrid. (Foto: Cedida)
Julián Muñoz, saca tiempo para la práctica deportiva en su intensa vida en Madrid. (Foto: Cedida)
Fue tal mi impresión, de lugar tan agobiante que me dije que aquí no viviría nunca. Sensación de un chaval nacido y criado en un ambiente rural, que como mucho había llegado hasta Córdoba, poco acostumbrado a viajar y conocer sitios diferentes a mi pueblo. Luego, las paradojas de la vida, es el lugar donde he fijado mi residencia, he formado mi familia, tengo mi trabajo, etc.
La ruptura del cordón umbilical con el pueblo ocurrió al realizar los estudios universitarios en Córdoba. Continuó  al hacer las milicias universitarias en tres fases, la primera de campamento en el Cerro Muriano, otra fase de Academia en Hoyo de Manzanares  y la tercera de prácticas en El Pardo. O sea que me estaba acercando y merodeando por los alrededores de Madrid.
Más tarde conseguí reengancharme en el Ejército como sargento con destino, de nuevo, en la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares. Desde allí acudía con frecuencia a Madrid.
Con posterioridad fui destinado dos años en Capitanía General, en una comisión especial sin servicios y sin utilizar el uniforme, junto a dos psicólogos y un sociólogo en un estudio de adaptación e integración del soldado al medio militar (servicio militar) y prevención y erradicación de las novatadas. En este momento aproveché para fijar mi residencia por primera vez en Madrid, en un piso compartido. Una vez finalizado este trabajo especial, volví a mi destino en Hoyo, donde me ofrecieron que desempeñara el puesto de Secretario del  General Director de la Academia, todo un reto para un Suboficial raso, cuando el puesto siempre había sido desempeñado, como mínimo por un militar con la categoría de Oficial. Creo que me estoy excediendo en demasía en este tema y parezco al abuelo de un programa televisivo de humor, con la célebre coletilla de “Y dices tú de mili”. Mis días en el medio castrense estaban llegando a su fin, ya que había sacado una oposición de Gestor de la Administración de la Seguridad Social y tuve que solicitar la renuncia
En la Administración Civil, en contraposición con la otra, pasé por distintos destinos, un año en El INSERSO de Toledo, tres años en el INSS de Córdoba y finalmente de nuevo a Madrid, tras un fuerte pulso con mi novia, mi actual esposa, por si fijábamos la residencia a domicilio o en campo ajeno, o sea como visitante, hablando en argot deportivo,  ya se ve el resultado, haciendo bueno el dicho de ¿tú de dónde eres?, pues de donde es mi parienta.
Siguiendo con el trabajo, primero lo desempeñé  en los Servicios Centrales de la Tesorería General y desde 1998 hasta la actualidad, en la D. Provincial de dicha Tesorería, donde desempeño el puesto de Jefe de la Sección de Recursos Humanos o de Personal. Es un  periodo extenso  de más de diez años, se puede considerar de cierta continuidad, este puesto entraña dificultad,  como dice el dicho “es el culpable de todo” en las distintas organizaciones y además es muy poco agradecido. Además aumenta la dificultad por la cantidad de personas, ya son unos mil quinientos funcionarios, distribuidos en más de treinta centros metropolitanos y grandes pueblos de la provincia-comunidad. Y entre mis cometidos está el abonar la santa nómina y distintas retribuciones, el control de presencia, permisos y vacaciones, la liquidación de los seguros sociales, la acción social, y todos los trámites administrativos de concursos, traslados, selección de personal, etc. Para ello cuento con unos quince colaboradores y dependo directamente   del Secretario y del Director Provincial.
Trabajo que tengo que acudir con las pilas bien puestas, pues es muy activa,  intensa  y frecuente mi intervención.  En un principio me costó bastante hacerme con él, me he llegado en ocasiones a sentir agobiado, llevándome preocupaciones a casa, pero con el tiempo he ido mejorando, ahora siento que domino la situación, estoy satisfecho, con un bagaje que me permite todos los días aprender algo y con un trato muy directo con el personal.
Acudo al trabajo en metro, medio de transporte de socorrida y fácil critica entre los madrileños. Lo utilizo con frecuencia,  preveo  la hora de llegada a mi destino, previsión que no se cumple con la misma regularidad en otros medios de transporte terrestre, además es barato, no contamina y que aprovecho para leer el periódico entre la ida y la vuelta, haciéndose más llevaderos  los trayectos.
Utilizar el coche por Madrid para mí es una odisea, para  atrevidos. No me acostumbro, me cuesta mucho, ya que veo una gran agresividad verbal, de precipitación, de pitidos.  Hace un tiempo se cebaban contigo si hacías una “pirula” llevando  una matricula  de otra provincial, hoy ya no ocurre gracias a las matriculas centralizadas. Así que con esta circulación, añoro y me siento más cómodo en las carreteras con curvas y estrechas como las que tenemos en la comarca del pueblo.
Los fines de semana los dedico a la familia, en especial a mis dos hijos pues entre semana resulta más difícil no solo por mi trabajo, sino por las actividades extraescolares de ellos mismos. Los cortos (sábado y domingo) solemos acudir a ver alguna película al cine, y sobre todo al teatro, ya solo los adultos, sobre todo las comedias de humor, los musicales y los monólogos. También intentamos quedar con amigos para acudir a algún restaurante de la capital o para hacer una escapada de un día a la sierra tanto para jugar con la nieve en invierno como para buscar el frescor del verano. A veces hacemos  salidas de un día para degustar los asados, sobre todo de cordero de la provincia de Segovia.
Los fines de semana  largos, aquellos con puente, lose dedicamos a hacer salidas hacia  zonas más alejadas, alrededor de doscientos kilómetros y alojándonos  en hoteles y últimamente nos estamos centrando en casas rurales. Antes era muy reacio a estos lugares, siendo de pueblo-campo, pero probé y me he aficionado por ser  la mayoría son casas cuidadosamente diseñadas y amuebladas, que dan mucho juego para compartir con otras familias. ´
Y finalmente en este apartado de salidas están como no,  las del pueblo, que supone dar una vuelta a los abuelos y encontrarme con mis raíces en todos los aspectos. No suelo dejar pasar más de dos meses, salvo casos excepcionales, es mi limite, Y aunque  tenga ofertas o proposiciones para determinadas salidas a otros lugares en fechas como Semana Santa o Navidad u otras, no transijo, éstas son innegociables.
En el apartado ocio en Madrid se están imponiendo  los centros comerciales,  proliferan como setas. Están muy bien montados, con su aire acondicionado en verano y con la calefacción cuando llega el frío, dotados de grandes aparcamientos, donde se pueden encontrar de todo: alimentación, electrodomésticos, cines, restaurantes-cafeterías, juegos recreativos, etc. Personalmente  me gusta acudir a ellos por verdadera necesidad y si es fuera de los fines de semana mejor.
Quisiera destacar un hecho característico de esta ciudad como es el de los elevados precios, en todo tipo de compras: vivienda, alimentación, vestido, ocio, etc. Aunque en el pueblo los precios de los productos también aumentan con cierto retraso, aunque no resisten la comparación. No obstante, la crisis económica ha marcado una línea de inflexión en su moderación, ha supuesto un antes y un después en la evolución de los referidos precios.
Otra característica de esta ciudad es que a donde acudas  siempre hay gente, las famosas colas, hasta en pleno agosto que es cuando se queda más vacío, no falta el personal. Y una característica más, es lo rápidos que andan sus habitantes. Recientemente se ha publicado un “ranking” de las ciudades que sus gentes van más de prisa y Madrid figura entre las primeras del mundo. Recién llegado aquí esta cuestión me llamaba mucho la atención, pero ahora soy uno más y me confundo perfectamente entre sus transeúntes.
El deporte es una actividad muy importante de mi vida en esta ciudad, ya no solo por “hobby”  sino como una necesidad para el mantenimiento de la salud, como consecuencia del desarrollo de un trabajo tan sedentario. Recién casado abandoné un tiempo la práctica deportiva y me llegaron a sacar los médicos hasta colesterol. Después lo reinicié pero tuve que abandonar los distintos tipos de fútbol tras una lesión de rodilla hace unos dos o tres años.  Tras una gran recuperación mantengo la práctica del ciclismo, una salida de una hora aproximadamente los fines de semana a través de un carril-bici que  tengo muy cerca de mi vivienda, que da la vuelta a Madrid, paralelo al interior de  la M-40. También practico la natación en los meses de verano cuando está abierta la piscina de la urbanización. Y sobre todo práctico todo el año el tenis, doy dos clases entre semana, en grupo con monitor que me han ayudado a mejorar el estilo y sobre todo a erradicar alguno de los vicios que tenía, y los fines de semana que suelo quedar con algún amigo  para disputar un buen  y competitivo partido de  unas dos horas.
Curiosamente, cuando todavía no había venido nunca a esa ciudad, soñaba con vivir aquí por el motivo de acudir a todos los partidos de fútbol del Real  Madrid, mi equipo de siempre. De hecho en mis primeros momentos en Madrid asistía con frecuencia, sobre todo a los partidos importantes de las competiciones europeas, pero con la falta de tiempo, y las teles, he ido espaciando cada vez mi asistencia y ahora llevo años sin aparecer por el estadio.
Dentro de cierto sibaritismo, otras aficiones que practico son la comida, no solo por la degustación, sino por la elaboración, por la compra de los distintos productos en los estupendos mercados que disponemos, además del vino, pero en ambos casos siempre y cada vez más con mucha moderación.
Recapitulando,  tal vez Madrid no sea la diabólica ciudad con la que tuve el primer contacto como empezaba este relato, ni sea la ciudad idílica para vivir como figura en el dicho popular que circula por aquí de “Madrid al cielo” sino que sea algo intermedio. No obstante es una ciudad con muchas posibilidades en cuanto a la promoción personal en al ámbito que sea, posibilidades de estrenos, de novedades, etc, otra cuestión  es que puedas acudir, motivado por las jornadas de trabajo, por las responsabilidades familiares, y más cuando los hijos son pequeños. Personalmente me siento integrado en esta gran urbe y he aprendido a disfrutar a pesar de ciertas incomodidades,  de las ventajas que ofrece, tal y  como he ido desgranando a lo largo de este relato. Mi integración posiblemente no sea muy meritoria, ya que Madrid es sobre todo una ciudad muy acogedora, donde nadie se siente extraño, lo mismo  recibe a los gallegos, a los catalanes, que a los andaluces.
Finalmente quisiera comentar que a pesar del tiempo que llevo aquí no pierdo mi acento, sigo manteniendo y me reconocen como andaluz  en cuanto  hablo, sigo soñando por las noches con frecuencia con mi pueblo, con sus gentes, con algunos rincones, con mi familia. Además  valoro de una manera muy valiosa el bagaje que tengo de pequeño del medio rural, como son  las faenas del campo, los cultivos, la procedencia de los alimentos, etc. Y tengo la fantasía de poder disponer  cuando me jubile de una  vivienda en el pueblo en la que poder  pasar largas temporadas al año y dedicarme al cultivo del olivo como dueño de la explotación,  y ya, puestos a pedir el cultivo de una buena hortaliza de temporada de verano (de esa necesidad de estar en contacto con la naturaleza  me viene la afición a los “bonsáis” de los que mantengo algunos  con miles de dificultades en un  piso sin terraza).
Y termino contando que en Madrid, el hecho de tener pueblo da mucho “caché” y provoca no pocas envidias. Es indudable que el pueblo da mucho juego, cuando  quieres salir de esta ciudad,  no tienes que pensar a donde ir, y si todavía tienes la enorme suerte de tener los padres en el pueblo, cuando acudes al mismo, puedes dar un buen saqueo, sobre todo a las orzas, de ahí el consabido “apura….”y cuando regresas, lo haces con el vehiculo cargado como los inmigrantes.

GALERÍA DE IMÁGENES








3 COMENTARIOS

Francisco Ruperez Lafuente - 03/08/2010 - 12:34:23


     Muy bonita tu vida...hace muchos años que no sabía nada.....

Un saludo

Francisco Rupérez
...........................................................................................


jose antonio gonzalez ferreira - 10/11/2010 - 20:43:50


     Me alegro de leerte \"Malos pelos\".
¡cualquiera te gana al tenis con el estilo de la foto.... y con monitor propio
Un abrazo del \"gsllego\"
...........................................................................................


Luis Gregorio Vicente Rico - 11/11/2012 - 11:01:07


     Esta mañana navegando en internet me he preguntado, que habrá sido de Julián. Así que he cliqueado en el buscador tu nombre y tus dos apellidos y Almedinilla. Y has aparecido en un artículo con una foto jugando al tenis, ya te encantaba jugarlo cuando nos conocimos.
Me alegro de que te haya ido tan bien.
Yo llevo trabajando en Segovia 12 años. Podríamos quedar allí, conocería a tu mujer y a tus dos hijos, y de paso disfrutaríamos de un buen cordero segoviano.
Un fuerte abrazo.Luis.
...........................................................................................


Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  








| PORTADA | | | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768