la f uentezuela.com
Almedinilla martes, 26 de septiembre de 2017

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO

ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO |
Antonio Bujalance Siles, un almedinillense en tierras Afganas
Cuando llegué creía haber retrocedido en el tiempo hasta la Edad Media.

Antonio Bujalance Siles
miércoles, 05 de mayo de 2010 (16:30:07)

0 Comentarios - 6.355 Visitas

Compartir Imprimir
Casas de adobe, tal y como se reconstruyen en el poblado íbero de Almedinilla, sin carreteras, sin agua corriente y sin luz eléctrica, así es como viven los afganos aquí.

Antonio en su estancia en tierras Afganas
Seis años hace ya cuando decidí entrar a formar parte de esta empresa, y vaya empresa ¿verdad?, dirán muchos. La verdad es que siempre me ha gustado este mundillo y al terminar el instituto pensé en formar parte de las Fuerzas Armadas, pero fue después de un año y medio de estancia en Granada “estudiando” cuando me dí cuenta de que lo que estaba haciendo no era lo mío. Decidí entonces en hacer lo que realmente me gustaba.

Los comienzos nunca son buenos, o eso dicen, y es verdad. En un principio lo que yo quería era acción pero bien aconsejado por mi hermano entré en una de las unidades relativamente más tranquilas, para poder estudiar y ascender, pero a su vez una unidad en continuo movimiento. Así recalé en la Unidad de Transmisiones de la Legión (Almería), para que todos lo entiendan somos los que nos encargamos de las telecomunicaciones. No pudo ser más acertada la decisión porque al final ha resultado ser la especialidad más técnica y entretenida y creo que donde más realizado me siento.
Tres años estuve en dicha unidad siendo soldado, con seis meses de por medio en una misión de paz (Líbano), mi primera experiencia de este tipo, en definitiva es para lo que continuamente nos estamos preparando.

A la vuelta de esta misión me presenté a las oposiciones de Suboficiales del ejército consiguiendo entrar y pasar así dos años en las distintas academias obteniendo la graduación de Sargento de transmisiones, es lo que más ansiaba.
Al terminar el periodo académico tuve la enorme suerte de poder coger plaza en el mismo lugar donde había estado cuando era soldado.

Pues seis meses después de llegar de nuevo a Almería destinado, aquí me tenéis, en tierras Afganas, donde hace ya dos meses que llegué en misión de la OTAN.
La vida aquí es muy distinta a la que se lleva en territorio nacional, principalmente debido a que aquí se está trabajando casi como quien dice las 24 horas del día, excepto cuando estás durmiendo. Más concretamente mi trabajo y el de mis compañeros consiste en establecer y mantener las comunicaciones de toda la Base Española.
Aunque también tenemos nuestros momentos de ocio, que casi siempre consisten en hacer, como diríamos en el pueblo, un perol, cada uno hace el plato que puede o sabe hacer, y yo concretamente creo que soy el mejor embajador de nuestro salmorejo.
Hablando de este país un poco, creo que se puede resumir todo en lo primero que pensé  al llegar aquí. Al bajar del avión militar que nos trasladó a Qala e Naw, que es como se llama el pueblo donde estamos, lo primero que pensé fue; “acabo de retroceder en el tiempo, casi hasta la Edad Media”. Casas de adobe, tal y como se reconstruyen las del poblado íbero de Almedinilla, sin carreteras, sin agua corriente y sin luz eléctrica, así es como viven los afganos aquí. No es de extrañar puesto que es el quinto país más pobre del planeta.

Somos conscientes del peligro que conlleva esta misión y creo que no exagero cuando digo que realmente son las familias y amigos, desde España, los que más sufren con estas cosas, puesto que los que estamos inmersos en esto lo “llevamos por dentro”.
Y todo al final tiene su recompensa, en este caso el sentirse realizado con su trabajo, y ver que con tu grano de arena consigues ayudar a alguien. Aquí esa satisfacción se materializa cuando sales de patrulla y los niños y los no tan niños te sonríen y te dan las gracias por cualquier cosa.

Mi estancia aquí, si todo va bien, terminará a mediados o finales de julio y todos esperamos llevarnos la satisfacción de deber cumplido y del trabajo bien hecho, premisas que siempre tenemos en cuenta en la milicia.
Sin más, para enrollarme, decir que espero estar por “L´arminilla” para la fiesta del casco antiguo, porque no sabéis como se echan de menos las fiestas del pueblo como las ya pasada Semana Santa y la Cruz del Cerro.

Un saludo muy grande a todos los “Arminilleros”.








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.



Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  








| PORTADA | | | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768