la f uentezuela.com
Almedinilla domingo, 19 de agosto de 2018

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
REPORTAJES

REPORTAJES | Historia local
"Hay un lugar inolvidable en las montañas del Sur de España que llevaré en mi corazón"...

Anna Bitong
sábado, 14 de julio de 2018 (09:07:38)

0 Comentarios - 304 Visitas

Imprimir
Cayetano con algunos nietos (hermanos de su abuela Lourdes)
En 1885 mi tatarabuelo Cayetano Muñoz Gómez partió de Almedinilla en un viaje que duraría meses cruzando el Océano Índico hasta llegar a las Islas Filipinas. Se asentó en Pangasinan en la isla de Luzón, donde obtuvo tierras, se casó dos veces (después de quedarse viudo) y tuvo siete hijos, entre ellos mi bisabuela. Nunca más regresaría a España.

Mantuvo el contacto con su familia por carta. Su hermano Baldomero le escribió sobre sus planes para ir a Filipinas, pero en 1898 estalló la guerra Hispano- Americana y nunca pudieron reunirse.

Siempre me apenó el pensar que nunca pudo volver a ver a su familia. Me preguntaba, ¿por qué dejó España y nunca volvió? ¿qué dejó detrás de él? Quería ver el lugar del que partió hacia una tierra desconocida, y si todavía alguien se acordaría de él en Almedinilla.

Un siglo después hice el viaje que él nunca pudo hacer, la vuelta a Almedinilla.

La mañana del 4 de Julio, mi marido y yo viajamos desde Madrid, donde vive su familia, hasta Almedinilla buscando información sobre mi tatarabuelo. Habíamos hecho el viaje ya en 2012 pero no encontramos ninguna información en el Registro Civil, ya que se empezó a usar en 1871 y el despacho parroquial estaba cerrado ese día.

Esta vez planeamos conocer la familia de Cayetano. En 2013 unos familiares de Filipinas contactaron con el Concejal Paco Pulido Muñoz sobre Cayetano. Según él fue una búsqueda compleja.  Al ser descendientes de Filomena Muñoz Gómez, la hermana de Cayetano, el apellido Muñoz había desaparecido en los documentos. En un encuentro casual con la familia Calmaestra, Paco les preguntó por el nombre de uno de los hermanos de Cayetano que aparecía en las cartas, Baldomero, que es un nombre que se ha llevado por generaciones en esa familia. Y de allí se pudo tirar del hilo.

En la Casa de la Cultura, quedamos con Paco, Manuel Carrillo Castillo y varios miembros de la familia Calmaestra. Parecía increíble que compartiera ancestros con gente de esta parte del mundo. Yo nací y crecí en Los Angeles, California, donde resido.

Aprendimos de la rica historia de Almedinilla, que fue habitada por Iberos, Romanos, Arabes, y de sus fiestas y tradiciones. Por ejemplo, Baldomero Calmaestra, uno de los descendientes de Filomena, enseña a los niños villancicos locales que se tocan con zambomba para que estas canciones no sean olvidadas. Canciones que conocería mi tatarabuelo.

Recibí en nombre del pueblo un medallón inspirado en los mosaicos de la Villa Romana de El Ruedo.

Paco me dijo: “Se ha cogido un elemento de un mosaico de la Villa Romana para que todas las personas que quieran estar vinculadas tengan ese pequeño recuerdo. Así que te vas a llevar un trocito de la villa. Es un placer y te lo damos en nombre del alcalde y del pueblo.” 

Siempre lo llevaré conmigo.

El día siguiente, quedamos con Paco, el acalde Jaime Castillo Pareja y la capellana de la iglesia de San Juan de Bautista para ver la partida de bautismo. Nos contaron que la iglesia original de 1769 fue demolida y reconstruida en 1978 y nos fueron enseñando algunas partes que pertenecían a la iglesia original. Paco me dijo, “Tu tatarabuelo vio esto” , refiriéndose a la puerta tallada con el año 1773. Cuando llegamos a la pila, me dijo, “A tu tatarabuelo le bautizaron aquí.”

En el despacho parroquial, en un armario con llave, sacamos el libro en el que estaba inscrita la partida de bautismo de Cayetano. Abrimos el libro y pude examinar datos sobre el que nunca supe escritos en una bonita caligrafía.

Calletano de San Vito fue bautizado el 15 de Junio de 1853, día de San Vito. Su madre y abuela materna se llamaban las dos María Milagros, el nombre que el dio a su hija, mi bisabuela, cuya hija, mi abuela Lourdes, dio el nombre a mi madre. Su madre era de Córdova; su padre, José Muñoz, de Almedinilla. Aprendí el nombre de sus abuelos y padrinos. 

Después fotografiamos la partida y Paco me dejó devolver el libro a su sitio. Lo sostuve y lo miré de cerca. Las suaves tapas de cuero fueron agrietadas por el tiempo. Me fascinó que pasó 165 años desde que el bautismo de mi tatarabuelo fue registrado en él y que estaba intacto con detalles de su vida que habían sido olvidados conforme él y la gente que le conocía fallecieron.

Con este descubrimiento espero que su memoria permanezca vivo.

La ultima mañana, visitamos el Museo Histórico donde está la escultura en bronce de Hypnos hallada en El Ruedo, y dimos el último paseo por el pueblo. Quería grabar en mi memoria para siempre:

Los olivos verdes que se agarran a las montañas.

Las bonitas casas blancas con ventanas de hierro negro y puertas tapadas con telas coloridas.

Las calles estrechas y soleadas, antes desconocidas y ahora familiares, donde paseamos con la gente maravillosa que conocimos.

Las terrazas donde cenamos con nuevos amigos al fresco de la noche en verano bajo la luz de las estrellas y hablamos como si nos conociéramos de toda la vida.

La Calle Iglesia, donde Cayetano vivió con su familia antes de marcharse en búsqueda de nuevas oportunidades.

Pienso en el valor que tuvo para marcharse, en el amor que tenía por su familia en España que es evidente en las cartas que guardo y que me trajeron a su tierra, 133 años después de que marchara.

No sé por qué nunca regresó a Almedinilla. Yo si volveré. Recordaré que hay un lugar inolvidable en las montañas del sur de España que llevaré en mi corazón por su gente.

Gracias a todos por acogernos como uno más.

 

 

 








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios