la f uentezuela.com
Almedinilla jueves, 12 de diciembre de 2019

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
OPINIÓN

OPINIÓN |
Historias marcadas por cicatrices y silencios

José Manuel Muñoz Serrano
lunes, 24 de julio de 2017 (19:46:08)

0 Comentarios - 661 Visitas

Imprimir
José Manuel Muñoz Serrano /Autor de Cicatrices y silencios
Se cumplen 25 años de un conflicto bélico que desangró el corazón de Europa. Un 6 de abril de 1992 se inició la guerra de Bosnia, que conllevó la desintegración de la antigua Yugoslavia y la pérdida de más de 100.000 vidas. Los medios de comunicación retransmitían dosis diarias de un horror al que costaba dar crédito desde la comodidad de los hogares y centros de trabajo: la limpieza étnica; el genocidio de una población indefensa que era sometida a campos de concentración que recordaban los creados durante la II Guerra Mundial; y las violaciones sistemáticas de mujeres. Alrededor de tres años y medio Sarajevo sufrió el asedio más largo y cruel de la historia reciente (concretamente, desde el 5 de abril de 1992 hasta el 14 de diciembre de 1995).

La indignación provocada por un conflicto tan complejo como la guerra de Bosnia-Herzegovina, se focalizó sobremanera en los incesantes casos de violaciones en masa de mujeres musulmanas. Se calcula que entre 20.000 y 50.000 mujeres y niñas bosnias fueron violadas por las tropas serbias. Llegaron incluso a ser sometidas como esclavas sexuales y torturadas durante meses. Muchas de ellas alumbraron los denominados hijos de la guerra (nacidos de madre bosnia musulmana, violada por militares serbios). 

La vergüenza solía encontrar refugio en el silencio de la mayoría de ellas. Un gélido silencio que se hacía eco de lo que ocultaban las cicatrices de miles de niñas, adolescentes, mujeres casadas, solteras o viudas, que fueron víctimas de una barbarie que no parecía tener fin.

De las cicatrices cobijadas por silencios se hace eco la novela “De cicatrices y silencios”, publicada por Editorial Círculo Rojo. 

Zana representa a una de esas mujeres musulmanas violadas. Ella alberga una horrenda herida que trata de ocultar, y que le hace sentir culpable por haber sobrevivido al oprobio.

Otras cicatrices, y no por ello menos dramáticas, son las de Vasile, un joven rumano que vivió en propia carne las atrocidades llevadas a cabo durante la dictadura rumana de Nicolae Ceausescu, que desembocó en el derrocamiento y posterior asesinato del dictador y su esposa Elena el 25 de diciembre de 1989. 

Vasile trata de afrontar con pesadumbre el estigma de sus cicatrices en las marcas de su piel, de igual modo que le sucede a Zana. Ambos son los náufragos de dos realidades que atenazan un agónico siglo XX. 

A través de la novela “De cicatrices y silencios” se pretende poner rostro y voz a quienes sufrieron las lacerantes marcas de la violencia. Asimismo, tienen cabida otras temáticas, como la prostitución masculina (enfocado como medio de subsistencia) y el acoso y maltrato escolar (lo que en la actualidad conocemos por el término anglosajón bullying). 

Por desgracia, vivimos en un mundo donde el quebrantamiento de los derechos humanos continúa perpetuándose de la forma más abyecta. En estos momentos Siria ocupa en mayor o menor medida portadas de periódicos y entradillas de informativos; sin embargo, desconocemos la ingente cantidad de conflictos que oprimen a los llamados peyorativamente países del Tercer Mundo. 

Cuántos Sarajevos y naciones gobernadas por dictadores como fuera el caso de Rumania siguen reproduciéndose en otros países de los que no tenemos constancia, porque no nos llegan noticias…

Cuántos ciudadanos ocultan con silencios las insondables cicatrices de su alma.

Sin lugar a dudas, millones y millones de Vasiles y Zanas conforman vidas trazadas por las cicatrices y los silencios…

“Las cicatrices y los silencios adquieren vida propia, moldeando a su antojo las existencias del rumano Vasile y la bosnia Zana. El nexo de unión entre ambos, donde confluirán las tramas y subtramas de esta apasionante novela, será el español Javier que, al igual que ellos, ocultará con la visibilidad de sus cicatrices los silencios de unos inconfesables secretos… Como telón de fondo, las consecuencias de las violaciones masivas en la guerra de Bosnia, la cruenta revolución rumana y el maltrato escolar en un restrictivo internado santanderino en los albores de la década de los sesenta. Adéntrate en una novela que te dejará sin aliento desde sus primeras páginas, haciendo que avances su lectura sin tregua, hasta abocarte a un sorprendente final”.

(*) Autor de Cicatrices y silencios








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  







| PORTADA | LIBROS | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768