la f uentezuela.com
Almedinilla lunes, 20 de noviembre de 2017

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
OPINIÓN

OPINIÓN | Educación
Desvelar el curriculum oculto

Miguel Ángel Santos Guerra
viernes, 12 de mayo de 2017 (08:38:33)

0 Comentarios - 200 Visitas

Compartir Imprimir

Una cosa es al curiculum explícito, es decir, el conjunto de experiencias planificadas a través del cual los alumnos adquieren las competencias exigidas y otra el curriculum oculto, consistente en aquellos aprendizajes que se adquieren sin pretender enseñarlos y aprenderlos.

Algunas veces, los aprendizajes que proporciona el curriculum oculto son más importantes y duraderos que los que facilita o promueve el curriculum explícito. En ocasiones, por ejemplo, se enseñan contenidos pero, por la forma de hacerlo, los alumnos acaban odiando el aprendizaje. Un señor tenía un perro. Le llevó al veterinario porque estaba inapetente. Éste le recetó unas dosis de aceite de bacalao. El amo se lo daba por la fuerza. Después de algunos días de administrarle la dosis contra su voluntad, el perro forcejeó con tanto ímpetu que hizo que el tarro fuese rodando hasta un extremo de la habitación. El perro se soltó del amo y fue corriendo a lamer el tarro. No es que no le gustase el aceite de bacalao. Lo que no le gustaba era la forma en que se lo daban.

Hay, a mi juicio, cuatro características de esos aprendizajes que los hacen especialmente inquietantes. A saber:

Son subrepticios: no somos conscientes de ellos cuando se producen. Su peligrosidad reside en que no se hace explícita su asimilación. No es explícita la intención y la voluntad de enseñarlos ni de aprenderlos.

Son persistentes: muchos de esos aprendizajes se producen por la reiteración de las acciones que los generan. A fuerza de estar sentados muchas horas, los alumnos aprenden a no moverse. Lo decía Kant, con cierta ironía : lo principal que aprenden los niños en la escuelas es a estar sentados.

Son omnímodos: el curriculum oculto se imparte de todos los modos imaginables, a través de la configuración de los espacios, del trazado de itinerarios, de la disposición y calidad del mobiliario, de la implantación y ejecución de las normas, del contenido de las ilustraciones, de la exclusividad de algunos servicios…

Son omnipresentes: en todos los lugares y momentos se hallan presentes. En los grafiti de los baños, en los libros de texto, en los patios de recreo, en la biblioteca, en el comedor, en la cafetería, en las aulas, en los despachos…

Mi querido amigo y admirado colega Jorge Torres Santomé escribió hace años, en la Editorial Morata, un interesante libro sobre este tema que se titula de forma clara y contundente: “El curriculum oculto”. Un libro al que remito al lector porque le ayudará a pensar, a profundizar, a comprender lo que sucede en las escuelas. En 1994 publiqué en la Editorial Aljibe de Archidona un libro sobre estas cuestiones con el título metafórico “Entre bastidores”, y el subtítulo aclaratorio “El lado oculto de la organización escolar”. ¿Qué es lo que no se ve desde el patio de butacas de lo explícito?, ¿qué es lo que se halla escondido entre las bambalinas de la realidad cotidiana?

La repetición de las actividades, fragmentadas en períodos de tiempo regulares, genera unas rutinas que propician la adquisición inconsciente de hábitos. A fuerza de ejecutar las órdenes de quienes mandan en la escuela, el alumno se acaba convirtiendo en un profesional de la obediencia. A base de llevar a cabo las instrucciones sobre lo que hay que hacer, se olvida de su capacidad de iniciativa.

En una ocasión les pedí a mis alumnos y alumnas que, armados de cuadernos o computadoras, observaran el aula primero y que salieran de ella después, para descubrir aquellos elementos, escenarios, circunstancias, relaciones, itinerarios, experiencias, escritos, hechos… que pudiesen ser incluidos en esta modalidad curricular subterránea.

Les decía que tenían que educar los ojos para ver todo lo que pasaba y que debían desarrollar teorías que les permitiesen interpretarlo. Pondré algunos ejemplos que recuerdo haber analizado en aquella sesión.

– Alineación de los bancos frente a la mesa del profesor, al encerado y a la pantalla de proyecciones. Lo cual provoca la concepción de que solo se puede aprender de quien se encuentra en la tarima, y no de aquellos a quienes contemplan hora tras hora por el cogote.

– Largos tiempos de inmovilidad, de silencio, de escucha en el aula, sin tomar decisión alguna, recibiendo las aportaciones del docente. Lo que induce a pensar que no se tiene nada que decir, salvo hacer preguntas.

– Baños con papel higiénico, toalla y jabón para docentes y baños sin ningún aditamento para el alumnado. Y, por si acaso, los de los profesores y las profesoras cerrados con llave.

– Copistería con dos puertas, una para profesores y otra para alumnos, teniendo en cuenta que los profesores disponen en sus departamentos de fotocopiadoras complementarias.

– Escritos en las puertas de los baños masculinos y femeninos manifestando intereses políticos, académicos, sexuales, sociales, deportivos, culturales…

– Tiempos de escucha y de intervención en el aula muy diferente para profesores y alumnos. La jerarquización de los tiempos disponibles acentúa el poder y la conciencia de la inanidad.

– Diferencia de mobiliario en despachos de las autoridades y de las aulas, que traducen muy contradictoriamente la idea de que el protagonista es el alumno y de que la autoridad está al servicio de la comunidad educativa..

– Huecos con cristales en las puertas de las aulas, pero no en las de los despachos de los profesores y autoridades.

– Imágenes sexistas en los libros de texto: mujeres con delantal, mujeres en tareas de segundo rango, predominio de reyes, jefes y gobernantes de sexo masculino…

– Comedores diferentes para profesores y alumnos, el primero con servicio, manteles, cubertería y menú distinto para profesores y para alumnos…

Los ejemplos se hacían inagotables. Cada persona o cada grupo descubría nuevos elementos. Los compartían, los descifraban, los discutían. Estos efectos, que podríamos llamar secundarios, se asemejan a los que producen los medicamentos. Hace tiempo tuve un pequeño eccema en el cuello. Le pregunté a mi amigo Daniel Prados, médico de cuerpo y alma, si debía ponerme alguna pomada para evitar el escozor y conseguir la desaparición del problema. Me dijo que no era necesario pero que, si quería, podía comprar una pomada suave, incolora, llamada Gelidina y me ayudaría en el proceso curativo. Con dos o tres aplicaciones al día, me dijo, será suficiente.

Tuve la precaución de leer en el prospecto los efectos secundarios. Y aun recuerdo de memoria aquella retahíla alarmante. Decía: En caso de aplicación reiterada de corticoides tópicos se ha descrito la aparición de los siguientes efectos secundarios locales. Quemazón, picor, irritación, sequedad, foliculitis, hipertricosis, erupciones acneiformes, hipopigmentación, dermatitis perioral, dermatitis alérgica de contacto, maceración dérmica, infección secundario, atrofia cutánea, estrías, miliaria…

Tiré la Gelidina a la basura. Porque pensé: “Si se producen dos o tres de estos efectos secundarios, que no sé siquiera en qué consisten, igual me tienen que operar o que cortar el cuello. Prefiero seguir con mi eccema por mucho que dure y por muchas molestias que me produzca”. Lo que pasa es que los alumnos no pueden tirar “la Gelidina” a la basura ya que la enseñanza es obligatoria legalmente durante un tiempo y luego socialmente obligatoria para poder socializarse con éxito. Y tienen que soportar, quieran o no, sus efectos secundarios.








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.



Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  








| PORTADA | | | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768