la f uentezuela.com
Almedinilla jueves, 12 de diciembre de 2019

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
OPINIÓN

OPINIÓN |
Los números cantan

Miguel Ángel Santos Guerra
sábado, 21 de enero de 2012 (13:26:25)

0 Comentarios - 910 Visitas

Imprimir
El señor Rajoy ha formado Gobierno. Trece Ministerios. Nueve varones y cuatro mujeres para dirigirlos. Y eso que decía en 2008 que lo mejor de su equipo eran las mujeres. ¿Entonces? ¿O era solo para auparlo al poder?

Es probable que mi postura concite la disconformidad e incluso las iras de muchos hombres y de algunas mujeres. ¿Por qué ha de haber paridad en el número de Ministros y de Ministras?, me preguntarán. Si hay mujeres en el Gobierno, tendrá que ser porque se lo merezcan por su preparación, capacidad de trabajo, espíritu de equipo, coherencia ideológica, trayectoria política. etc. Y yo estoy de acuerdo con ese planteamiento si se aplica igualmente dicho criterio a los varones que asumen carteras ministeriales. Si hay hombres en el Gobierno deberá ser porque valen y no por ser varones.

Estaremos de cuerdo en que es necesario que los puestos de elevada responsabilidad deben estar desempeñados por personas capaces, responsables y trabajadoras. Podemos compartir también otra tesis: esa responsabilidad no debe estar condicionada por el género, la raza, la edad o la procedencia… Pero podemos empezar a discrepar si afirmo que las mujeres han sido (y siguen siendo) relegadas a un segundo plano en la asunción de responsabilidades públicas durante largo tiempo. ¿Habría que colegir que valen menos?

No discutiré si alguien me argumenta que algunos nombramientos de mujeres para cargos de elevada responsabilidad han sido equivocados. Se nombró para ellos, por el motivo que fuera, a mujeres incompetentes, con escasa preparación y capacidad. Ahora bien, no porque no hubiera otras mujeres preparadas. Ojo: lo mismo habría que decir de algunos nombramientos de varones (y de barones).

Supongamos que la proporción fuera inversa, que hubiera nueve Ministras y cuatro Ministros. ¿Hubiera dicho alguien si esos cuatro estaban ahí por ser hombres o por su competencia? Si el Gobierno se hubiera integrado de forma paritaria en cuanto al género, ¿sobre qué parte habrían recaído las sospechas y las interrogaciones? Estoy seguro sobre cuál. Y esa sospecha no es inocente.

Nadie me podrá argumentar que en el PP no hay mujeres preparadas, trabajadoras, competentes para asumir cualquiera de las carteras, incluso las que tradicionalmente se han considerado “de primera”, frente a otras que tienen menor categoría. Una cosa es ser Ministro o Ministra de Hacienda, de Interior o de Economía y otra es serlo de Cultura, Educación, Medio Ambiente o Deportes.

Cuando se han escolarizado los niños y las niñas en igualdad de condiciones se ha podido comprobar que las niñas tienen mejores resultados en todos los niveles (desde Infantil a la Universidad). En buena lógica habría que pensar que hay más donde elegir entre las mujeres si nos atenemos a capacidad y rendimiento. ¿Qué sucede? Como expliqué en un artículo titulado “La falla sociológica”, a las mujeres se las traga una terrible falla que, aunque se ha rellenado con mucho dolor y muchas discriminaciones y muchos cadáveres de mujeres, todavía es muy profunda.

Por eso, cuando se plantea el sistema de cuotas, ha de entenderse que no se trata de incluir mujeres porque sí, aunque no valgan, sino que hay que incluirlas en aras de su inteligencia y de su capacidad de trabajo. Se trata de evitar una perversión histórica.

Luego vendrá la explicación del fracaso. Cuando un Ministerio no funciona y esta presidido por una mujer, es fácil escuchar comentarios que atribuyen el desacierto a la condición femenina de la responsable. Pero, cuando el fracaso se produce en un Ministerio ocupado por un varón, se dirá que es un incompetente o un desaprensivo. No que es un hombre.

Hace unos años coordiné un libro sobre estas cuestiones que tiene un título provocativo: “El harén pedagógico”. Diré que tomé la expresión del sociólogo Stephen Ball, al que tanto admiro. La utiliza en su obra “La micropolítica de la escuela”. Viene a decir, y en ello abundo en el libro, que muchos centros de enseñanza están gobernados por varones que tienen a su cargo muchas mujeres. Quien ha visto la excelente película francesa “Hoy empieza todo”, de Bertrand Tavernier, se habrá encontrado con un ejemplo perfecto de lo que digo. Un Director varón y el cien por cien de profesionales a su cargo, maestras.

He mencionado “El harén pedagógico” porque en él se incluye un capítulo titulado “Yo tengo que hacer la cena”. En él hago referencia a una autoexclusión que algunas mujeres se imponen porque consideran que si se entregan en cuerpo y alma a una tarea, tienen que abandonar las obligaciones familiares.

Las causas del androcentrismo son infinitas. Desde el lenguaje a las costumbres, desde la educación a la moral… Cómo no recordar aquí a una institución como la Iglesia católica que excluye a las mujeres del poder, del episcopado y del sacerdocio por el sencillo hecho de haber nacido mujeres. La explicación básica es que su Fundador eligió solo varones para el apostolado. Olvida luego que esos varones eran casados. Si eligió casados, en buena lógica, también deberían serlo los actuales sacerdotes. Pero ahí se tuerce el argumento porque eso del celibato es harina de otro costal.

Se me dirá que estas son cuestiones del pasado, que ya no es como hace algunos años. Claro que no es igual, en algunos casos es peor. Explicaré a continuación por qué. Todavía queda mucho camino por recorrer en los asuntos relacionados con la igualdad.

¿En qué es peor? La tan cacareada y necesaria salida de la mujer de los espacios privados para ocupar puestos de responsabilidad públicos ha sumido a las mujeres en una tremenda trampa. Ahora tiene que asumir ambos cometidos. Es ama de casa y directora de banco. Es cajera y ama de casa.

He visto hace poco una viñeta que expresa esta idea a las mil maravillas. Un ejecutivo está sentado en el sillón de su casa con el maletín de trabajo a sus pies. Se ve cómo por la puerta entra en la casa la esposa con un maletín de ejecutiva en la mano. El, sin levantarse, le pregunta:

- ¿Qué hay hoy para cenar?

Mi admirada y querida Lola Clavero decía hace unos viernes, en su columna de La Opinión (que siempre es un artículo de primera necesidad), que “cuando un hombre se declara feminista, hay que echarse a temblar, o es un demagogo o un ligón…”. Por una sola vez voy a discrepar de mi excelente compañera de periódico. No estoy de acuerdo. Todos los hombres deberíamos ser feministas. Como todos los blancos deberíamos estar en la lucha contra la discriminación por el color de la piel. Es una cuestión de justicia elemental. El protagonismo de su liberación ha de ser de las mujeres. Ellas deben enarbolar la bandera de la causa. Nadie libera a nadie que no quiera ser liberado. Pero la lucha contra la injusticia y la discriminación ha de ser de todos y de todas.

 








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  







| PORTADA | LIBROS | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768