la f uentezuela.com
Almedinilla miércoles, 11 de diciembre de 2019

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
OPINIÓN

OPINIÓN | Economía
Por qué ganó la derecha

Miguel Ángel Santos Guerra, 10 Diciembre (Opinión de Málaga)
miércoles, 21 de diciembre de 2011 (10:39:33)

0 Comentarios - 900 Visitas

Imprimir
Una semana antes de las elecciones generales españolas publiqué un artículo en este periódico titulado “Por qué votaré a la izquierda”. El artículo suscitó una animada polémica en mi blog “El Adarve”. Como era previsible, los resultados de las elecciones me fueron adversos. Es cierto que ganó la derecha, pero también lo es que un sector significativo entregó su voto a una izquierda más radical.


Me escribe un amable lector pidiéndome que analice las causas que, a mi juicio, han provocado la aplastante victoria de la derecha. Y lo hace en los siguientes términos, muy sugerentes, por cierto: “Según su artículo, la izquierda tiene mayor sensibilidad y hace mucho más por los trabajadores, por la escuela pública, por la sanidad pública, por la igualdad entre hombre y mujer, por una revisión de la historia más ecuánime y un resarcimiento a los políticamente oprimidos durante cuarenta años, por unas relaciones más correctas iglesia-estado, por la acogida social de los homosexuales, por el rechazo de la guerra, etc., etc., etc. Considero que estos valores son de capital importancia en cualquier sociedad. Por eso, a la vista de los resultados de las elecciones, me pregunto: ¿por qué el pueblo español no se ha lanzado masivamente hacia la izquierda?, ¿los líderes de ésta no han sido capaces de mostrar la riqueza de su oferta?, ¿será posible que a la gran mayoría del pueblo español no le interesen estos valores en ese momento?, ¿las masas han sido embaucadas por los líderes de la derecha y los regionalistas –frecuentemente también de derechas-?, ¿o quizá la izquierda no encarne tan bien como usted dice en su artículo estos valores?”.

Bueno, en primer lugar hay que reconocer que la victoria de la derecha española ha sido contundente. Una mayoría absoluta incontestable.

Es cierto que ganó la derecha, pero también lo es que un sector significativo entregó su voto a una izquierda más radical (IU), quizás por entender que la que había gobernado no había sido fiel al ideario de la izquierda y había contemporizado excesivamente con el poder económico, con el poder eclesiástico con el sector “de centro” y por eso no respetó su ideario en el tratamiento de la economía, no denunció el Concordato con la Santa Sede, no desarrolló más la ley del aborto, no legisló sobre la eutanasia, no retiró los restos de Franco del Valle de los Caídos, permitiendo al verdugo compartir espacio con sus víctimas…

Quiero centrarme en la interesante cuestión que me plantea el mencionado lector en sus preguntas concatenadas. Antes de hacerlo, subrayaré mi rechazo a una visión maniquea de la sociedad que divide a los votantes en dos grandes grupos: los “buenos” (que somos “nosotros”) y “los malos”, (que son “ellos”). Por consiguiente, creo que los votantes de la derecha defienden también, a su manera, valores importantes.

Pienso que, en las elecciones del 20N, una buena parte del voto se explica por la situación crítica que estamos viviendo: veinte por ciento de paro entre adultos, cuarenta por ciento de paro juvenil, parálisis de la economía, recortes en prestaciones sociales… Muchas personas han pensado que “así” no se puede seguir, que los que han gestionado la crisis no pueden mantenerse en el poder, que a ver si con otros las cosas cambian… Ha sido, a mi juicio, un voto de castigo a lo que se consideró una política equivocada o falta de reflejos. Y un voto de esperanza ciega en el cambio. Ha sido una reacción de rabia, más o menos reflexiva, un “ya basta”, un “hasta aquí hemos llegado”…

En esta reacción ha influido mucho la repetición que un sector de la prensa ha venido haciendo de manera persistente y un tanto tramposa: “los cinco millones de parados que ha creado el gobierno y, en especial, Zapatero”, “la tardanza en la toma de decisiones”, “la torpeza de los remedios propuestos”, “la comparación (engañosa) con otros países a los que les ha ido mejor en la crisis”…

Creo que no ha habido mucho análisis en esta reacción sino una visceral respuesta a una situación pésima que ha ido metiendo cada día a más personas en el pozo de la pobreza.

Zapatero ha sido objeto de todas las críticas, de todos los insultos, de todas las descalificaciones. Cualquier candidato del partido hubiera caído con estrépito. Prueba de ello es que Rubalcaba tenía una mejor valoración personal que Rajoy. A pesar de ello el partido del gobierno tenía la derrota asegurada.

La cuestión esencial: ¿es la derecha menos sensible a los valores que se enuncian en las preguntas que han desencadenado este artículo?, ¿consideran los votantes de la derecha que se alcanzarán mejor desde las estrategias que se derivan de su ideología? Contestaré a estas preguntas con la limitación de espacio propia de este tipo de artículos:

Los valores enunciados se explicitan de manera más clara y más enérgica en el ideario de la izquierda. Creo que, en la mayoría de las cuestiones planteadas, es innegable que la izquierda está más comprometida, teóricamente al menos. No sería fácil demostrar que la derecha defiende con más ahínco la escuela pública, el matrimonio homosexual o la igualdad entre hombres y mujeres. Pero las cuestiones económicas han dejado ensombrecidas otras dimensiones de la sociedad y de la vida de las personas en un momento de crisis. “Primum vivere, deinde philosophare”, ha sido el lema implícito de estas elecciones.

Muchos votantes, en estos temas sustanciales, tienen posiciones diferentes a las que defiendo: sé que hay quien no solo se opone al matrimonio homosexual sino a los homosexuales, sé que hay quien defiende el derecho a la libertad de elección de colegio sin pesar que hay muchos que no van a poder elegir (con tal de que ellos puedan hacerlo), sé que hay personas que desean una mayor y perfecta unión del poder civil con el poder eclesiástico, que son contrarios a cualquier ley que permita practicar un aborto…

Algunos comportamientos de dirigentes de izquierdas han contribuido a la debacle. Predicar y no dar trigo, como reza un refrán español, lleva consigo consecuencias inevitables en la desafección de los votantes más responsables.

Hay quien dice que la hora de la verdad es la de las urnas. Como si el resultado de las elecciones determinase lo que es bueno y lo que es malo. No siempre es así. Cuando Gil y Gil ganó por tercera vez las elecciones por mayoría absoluta en Marbella (disculpen la comparación), declaró a la prensa: “los números cantan”. Le contesté en un artículo cuyo título era: “Los números desafinan”. Eso mismo digo ahora.

 








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  







| PORTADA | LIBROS | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768