la f uentezuela.com
Almedinilla jueves, 12 de diciembre de 2019

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
OPINIÓN

OPINIÓN | Economía
Vivir al diez por ciento

Miguel Ángel Santos Guerra| 26 Noviembre (Opinión de Málaga),
sábado, 03 de diciembre de 2011 (18:40:41)

0 Comentarios - 932 Visitas

Imprimir
Hace un tiempo que vengo pensando que muchas personas viven al ralentí, y, además, con el freno echado casi hasta el fondo. Lo he ido descubriendo en muy diferentes aspectos de la vida, unos más importantes que otros.

Una de ellas le saca el cien por cien del líquido al limón y otra solo unas gotitas de nada.
Expresaré primero la idea matriz que inspira el artículo y luego pondré ejemplos que me han llevado a ella. La idea básica es que, unas veces por pereza, otras por prisa, otras por desinformación, otras por despiste, otras por pesimismo, otras por tener un bajo autoconcepto, nos privamos de muchas cosas de las que otros disfrutan. No hablo aquí de las consabidas diferencias culturales, económicas o intelectuales, que no es fácil o posible eliminar. Hablo de la capacidad de sacar el mayor partido a la vida en el nivel y lugar donde se esté.Pienso en dos personas del mismo o aproximado nivel social. Una de ellas le saca el cien por cien del líquido al limón y otra solo unas gotitas de nada.

Me explicaré con ejemplos. Conozco una persona que ha disfrutado y disfruta de todas las becas habidas y por haber. Busca, pregunta, solicita, se informa, pide, reclama… Otros compañeros y compañeras ni siquiera saben que existen. Y si lo saben, desconocen el modo de solicitarlas. Y si lo saben no se toman la molestia de hacer el trámite. Y si se las deniegan se callan y se resignan.

Conozco a quien sabe conseguir el billete más barato de una aerolínea, a quien le busca las cosquillas a la compañía de seguros, a quien percibe las indemnizaciones por mal servicio de quien hace prestaciones, a quien sabe encontrar el descuento más elevado de una operación, a quien conoce (y consigue) las ayudas que existen para la investigación… Y también conozco a quien no sabe hacer nada de eso. Es decir, a quien se ha resignado a vivir al diez por ciento.

Pondré otro ejemplo que afecta a muchas personas. De todas las posibilidades que tiene un ordenador, ¿cuántas se utilizan? Hay quien le saca partido casi al cien por cien. Hay quien se queda en el diez por ciento. Así, hay quien “baja” películas, quien utiliza el skype, quien hace traducciones, quien usa el diccionario, quien consulta mapas, hace todo tipo de operaciones bancarias, realiza compras… y quien solo usa el ordenador como un simple procesador de textos.

Me dice un amigo que se acaba de enterar de que con la tarjeta sanitaria le pueden facilitar sin receta algunos medicamentos que se utilizan para curar enfermedades crónicas… ¿Por qué algunos lo supieron el primer día que se podía hacer? ¿Por qué otros morirán sin enterarse?

Otro amiga me dice que no sabía que el seguro le cubría el robo con violencia de un bolso que le habían arrebatado después de un forcejeo en plena calle… ¿Por qué otras personas lo saben con plena seguridad?

Hay quien se entera de todo y hay quien no se entera de nada. ¿De qué depende?

Pues depende de la habilidad para informarse, para estar al día, para buscar.
Depende también de la actitud hacia la vida. Una actitud encogida, pusilánime, pesimista, hace que permanezcamos escondidos detrás de las imitaciones y las carencias.
Depende del autoconcepto. Si alguien piensa que es tan poquita cosa que no merece nada, que nada le corresponde, que las cosas buenas son para los demás, se verá privado de ellas.
Depende del nivel de escepticismo. Si pensamos que nosotros tenemos mala suerte, que a nosotros nunca nos podrá tocar, que siempre llevamos las de perder…, acabaremos perdiendo.
Depende de la capacidad de esfuerzo. Las cosas no se nos ofrecen en bandeja de plata. Hay que buscarlas, hay que perseguirlas, hay que luchar por ellas. Y eso supone esfuerzo, perseverancia, capacidad de superar los fracasos.

Y esto que planteo de forma pragmática para cuestiones menores, lo digo también para otras dimensiones más importantes de la vida. Hay quien renuncia a una relación porque se inhibe a la hora de manifestar su afecto a otra persona que le atrae. Hay quien renuncia a un trabajo porque considera que no es capaz de desempeñarlo de forma aceptable. Hay quien renuncia a un viaje y a explorar el mundo por temor a tener un accidente, a contraer una enfermedad o a que le roben la cartera.

Hace años leí una historia que se titulaba “El cementerio de Kammir. Las lápidas tenían inscripciones que precisaban: Vivió 8 años, 5 meses, 2 semanas y 3 días, por ejemplo. Un visitante observa que ninguno había alcanzado a vivir 10 años. Intrigado, pregunta a un anciano.
- ¿Por qué todos mueren tan jóvenes en este lugar?
El anciano contesta:
- No, no mueren jóvenes. A los 15 años los padres regalan a los hijos una libreta como ésta que llevo colgada al cuello. En ella anotamos el tiempo que vivimos con plenitud, el tiempo en el que disfrutamos del amor, de la paz, de la felicidad… Cuando uno muere se suman esos tiempos, que son los que figuran en las lápidas.

Es una pena que, alguno o alguna, cuando se le acabe la existencia, exprese su impotencia y su decepción ante la vida diciendo:
- Es que yo no sabía…

Porque lo único sensato que se le puede responder a esas alturas es:
- Pues haberlo sabido…

La vida es una obra de teatro que no admite ensayos, dice Charles Chaplin. A mi me gusta decir que esto que tenemos entre manos no es un ensayo general, esto es la vida. Es muy diferente vivirla y disfrutarla íntegramente que pasar por ella a medio gas, sin la necesaria intensidad.

 








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  







| PORTADA | LIBROS | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768