la f uentezuela.com
Almedinilla lunes, 18 de noviembre de 2019

| PORTADA | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
OPINIÓN

OPINIÓN | Educación
Las huellas del profesorado

Miguel Ängel Santos Guerra
viernes, 08 de noviembre de 2019 (07:24:11)

0 Comentarios - 29 Visitas

Imprimir

Fui profesor de filosofía durante dos cursos en el Instituto San Pelayo de Tuy (ahora Tui), Pontevedra. Dos años inolvidables trabajando con cursos de adolescentes que se asomaban a la asignatura por primera vez. Y a la vida. Eran los últimos años del franquismo. Cursos 1972-1973 y 1973-1974. En el 75 murió el dictador.

La experiencia inglesa de Summerhil, creada por Alexander Neill, ejercía una influencia poderosa sobre algunos pedagogos jóvenes, como era mi caso. Se leían los libros de Neill con curiosidad y admiración y se visitaba la escuela de Summerhill, situada a unos 60 kilómetros de Londres como si de un santuario pedagógico se tratara. Yo estuve dos veces  en ella cuando ya era directora su mujer, una vez fallecido el creador. También había experiencias de ese tipo en España: “Fregenal de la Sierra, una experiencia de escuela en libertad”, de Josefa Martín Luengo, por ejemplo. La participación de los alumnos y de las alumnas era una clave esencial. Otra, la libertad. Y una tercera, la necesidad de buscar la felicidad a través de la consideración de los sentimientos.

Recuérdese el título de una obra de Neill: “Corazones, no solo cabezas en la escuela”.
– No entiendo lo que me dice usted, yo soy el profesor.
– Por eso. Para hablar tiene que pedir la palabra, como todos los demás. Así lo hacemos en la clase de filosofía…

Un día Clara, una de mis alumnas llamó a la puerta de la sala de profesores. Abrió el director, Don Veremundo.
– ¿Está Miguel Ángel?, preguntó
-¿Quién? No sé quién es.
– El profesor de filosofía.
-¡Ah, Don Miguel Ángel! Don Miguel Ángel sí esta

Y ella, con firmeza y respeto:
–  Él no nos exige que utilicemos el Don, así que no lo haré.

En cierta ocasión vino la madre de un alumno a verme para preguntar si le había dicho a su hijo que cortase los botones de la bocamangas de los trajes.
–  No. No le he dicho nada de eso.
– Es que mi hijo los ha cortado todos y, cuando le he preguntado, me ha dicho que se lo dijo el profesor de filosofía.

Cuando hablé con él me explicó que en la clase yo había planteado la necesidad de formular porqués. Y que se había preguntado por qué estaban allí esos botones. Como no encontró ninguna razón convincente, los cortó.

Cada día tenía problemas con el comisario de policía de la ciudad. Me llamaba para manifestar su desaprobación por mis planteamientos en la asignatura:

-Usted ha dicho en la clase que los sindicatos verticales son una calamidad democrática.
-Pues sí, es que lo son.

-¿Eso es lo que dice su libro de texto? Su deber es explicar a los alumnos lo que dice el libro.

-No, señor comisario. Mi deber no es hacer que repitan lo que está escrito en ese libro sino ayudarles a pensar si lo que dice el libro es cierto o no lo es.

Los alumnos y alumnas se hacían preguntas y trataban de responderlas con rigor. Debatían en las clases, escribían en una revista que se llamaba “O faladoiro”, hacían trabajos de investigación sobre su entorno inmediato y formaban parte de un cine club juvenil en el que analizaban las películas que elegíamos y proyectábamos en el cine Yut de la ciudad los viernes por la tarde. El comisario también velaba allí por la ortodoxia y me llamaba para decirme:

– Oiga, le ha proyectado a los chicos una película titulada “Dulce pájaro de juventud”. Está calificada de 4R Gravemente peligrosa.

-Conozco esa calificación, pero no la comparto. Además, señor comisario, ¿usted prefiere que la vean solos o que puedan analizarla conmigo?

Así iban aprendiendo aquellos jóvenes a hacerse preguntas, a pensar, a debatir, a descubrir el mundo, a explorar la vida.

Después de    aquellos dos años me fui a la Universidad Complutense. Pasaron los años. Y, un buen día, fui a dar una conferencia a Vigo. Al terminar se me acercó una chica a la que recordé perfectamente de aquellas clases. Ella me dijo:

– Vi en el periódico que venías a dar una conferencia y pensé: voy a ir a escucharle y, si es el mismo que tengo en mi cabeza y en mi corazón, voy a saludarle pero, si no es el mismo, me iré sin verle. Ya ves que estoy aquí.

Hace tiempo que he pensado hablar de mi alumna Mercedes Oliveira Malvar (mi querida Chis), hija del famoso escultor de caballos Juan José de Oliveira Viéitez. Porque es una persona que ha marcado mi vida, más quizás que yo la suya. Ella me confesó en aquella conversación que, por la influencia de aquellas clases, era ahora no solo filósofa sino profesora de filosofía en un Instituto de Enseñanza Media.

Es un caso en el que se ve de forma palmaria  que la alumna acaba superando a su maestro. Lo tendríamos que tener en cuenta en nuestras clases. Es fácil que tengamos delante de nosotros a personas que acabarán sabiendo mucho más y siendo mucho mejores que nosotros.

Luego la ayudé a realizar la tesis doctoral y prologué su libro  “La educación sentimental”, cuyo contenido es parte de aquella investigación. Chis ha escrito mucho y bien. Sobre temas de filosofía y también sobre feminismo y educación sexual. Ha publicado recientemente un magnífico libro titulado “Amarte. Pensar el amor en el siglo XXI” (Editorial La Catarata), traducido del gallego después de alcanzar en un año cinco ediciones.

Acabo de leer en la prensa que le han concedido el premio de Viguesa Distinguida. Ningún premio más merecido que el suyo. Porque lleva toda la vida ayudando a las personas a ser más sabias y más felices.

La he llamado para hablarle de este artículo. Y me ha contado que coordina el “Comando Igualdade”, que es un grupo de  90 jóvenes a los que forma y con los que después va en grupos de 15 o 20 personas a otros institutos y centros sociales a hablar de relaciones sexuales, amor y desamor, violencia de género, diversidad… Me dice con toda la razón: “Al hablar entre iguales, la capacidad de conexión y persuasión es muchísimo mayor”. Y añade: “Es una iniciativa pionera y muy demandada. Ahora me han encargado la formación de comandos de igualdad en toda la comunidad foral Navarra para el programa Skolae”.

Aquella adolescente ensimismada que, con su  jersey de cuello blanco de cisne, participaba en las clases de forma inteligente y responsable, es hoy una profesora jubilada. Y me pregunto cómo ha podido pasar todo esto  en un abrir y cerrar de ojos. Ya puedo decir que tengo una exalumna que han concluido no solo su período de formación sino su experiencia laboral. Increíble.
Estoy seguro de que algún alumno o alumna de Chis habrá seguido su estela y estará hoy estudiando o enseñando filosofía. Lo que me lleva a pensar en esa cadena de transmisiones salvadoras que es la docencia. En esas huellas inextinguibles.

Algún día me gustaría estudiar este fenómeno que podríamos llamar de arrastre profesional. Las huellas de la docencia. Un fenómeno del que, en algunos casos, no nos enteraremos nunca o lo haremos demasiado tarde. Otras veces nos lo dirán ellos y ellas reconociendo, y agradeciendo quizás, esa influencia. Pusieron sus pies sobre nuestras huellas y llegaron mucho más lejos que nosotros por el camino de la vida.








Añadir comentario

LOS COMENTARIOS SERÁN REVISADOS ANTES DE SER PUBLICADOS.
La Dirección de La Fuentezuela no publicará aquellos comentarios que sean ofensivos, contengan insultos o supongan una falta de respeto manifiesta hacia el contenido o autor del texto.

ES NECESARIA UNA DIRECCIÓN DE EMAIL VÁLIDA EN LA QUE SE RECIBIRÁ UN CÓDIGO DE ACTIVACIÓN QUE DEBERÁ VALIDAR PARA QUE EL COMENTARIO SEA PUBLICADO.

Esta dirección NO será utilizada para ningún otro tipo de envío ni se hará pública.

Nombre:
Email: (El email no será publicado)
Comentario:
Debe introducir el código de validación antes de enviar su comentario.

He leído y acepto la Política de Privacidad incluida en el Aviso Legal.




Noticias mas recientes Noticias mas visitadas Noticias mas comentadas Últimos comentarios  







| PORTADA | LIBROS | ANDALUCÍA | NACIONAL | SALUD | COMARCA | RINCÓN LITERARIO | LOCAL | PROVINCIA | REPORTAJES | FOTO DENUNCIA | DEPORTES | ENTREVISTAS | CULTURA | OPINIÓN | MÚSICA | ALMEDINILLENSES POR EL MUNDO | ESPECTÁCULOS | NECROLÓGICAS | ANUNCIOS |
| AGENDA | GALERÍA FOTOGRÁFICA | TELÉFONOS | EL TIEMPO | HEMEROTECA | ENLACES | CONTACTO | AVISO LEGAL |

Web desarrollada por A.R. Comunicación e Imagen sobre una resolución óptima de 1024x768