la f uentezuela.com
MÚSICA | Pop - Rock

¡Lo que nos faltaba por oír!:

Franquieto Vicente
lunes, 04 de junio de 2012 (03:09:30)

27 Comentarios - 4.537 Visitas

(La presente crónica del concierto del sábado 2 de junio de The Quiet Band, puede estar basada en hechos reales o imaginados, o no, y ajustarse a la realidad, o no, pero está realizada con una absoluta tranquilidad)

Grupo The Quiet Band. (Foto: Manuel Carrillo Castillo)
Sólo quedaba una semana y no había lista de canciones, pero tranquilos. Sí, tranquilos los de The Quiet Band (La Banda Tranquila). Nos habíamos propuesto dar otro concierto en el Bar Plaza el sábado 2 de junio. Segundo concierto con unas cuantas canciones del anterior: la de los CCR Have You Ever Seen The Rain, Four Strong Winds y Heart of Gold de Neil Young, Always Look On The Bright Side Of Life de la película La vida de Brian… Sí, las habíamos tocado antes, pero como nos gustan pues las repetimos en este otra vez. ¿Y las nuevas? Nos manda un correo Rafa Rodríguez con unas pocas más puestas en orden justo antes del ensayo del viernes… y queda una semana.

En el ensayo, tranquilos, tranquilos, seguimos sin sacar lista… ensayando canciones hasta de Sabina: Quién me ha robado el mes de abril, y Jon, con la canción a medio terminar, se arranca por Bob Dylan, Knocking On Heavens Door, y los demás le seguimos. Termina la canción, nos miramos y nos reímos. Esta para el concierto dice Paco y los demás, de  acuerdo y tranquilos. Dos en una sola para el sábado. Van seis ya.

Entre risas (como siempre en nuestras terapias de grup… estooo ensayos), Jon se acuerda de su Islandia, de su pueblo marinero al norte de Reykiavik, y de lo que allí se bebe, el Brenivin, una bebida que aclara la garganta pero entorpece un poco los sentidos (ya sabéis a lo que me refiero)… y de ahí la canción irlandesa (Irlanda está un par de miles de kilómetros al sur de Islandia, es decir, que son casi vecinos…) Drunken Sailor (El marinero borracho). Aires celtas para cantar, bailar y abrevar un poco. Otra que también vale para el sábado. Y hablando de celtas, los Celtas Cortos, y de ellos La senda del tiempo, con tin-whistle (flauta irlandesa). Nos gusta eso de soplar (no comments), y van Paco y Rafa Núñez y dicen que ya que nos poníamos, podríamos cantar Blowing In The Wind de Bob Dylan, silbando o soplando al viento (¿no os decía que nos gustaba eso de soplar?). La probamos, la volvemos a probar, nos volvemos a reír. Otra más. Ya van nueve. Pero son pocas. Se nos ha acabado la sesión y hay que volver a verse. No se puede dar un concierto con nueve canciones.

Otra vez email arriba y abajo. Matu habla no sé qué del anís de la señora María, a Jon le gustaría que estuviésemos allí (¿dónde?) para saltar, Rafa Núñez comenta algo de los clásicos populares (¿desde cuándo escucha tanto la radio?), Rafa Rodríguez dice que si Paco y él son padres y que tienen hijos. Yo estoy hecho un lío y ya lo veo todo gris y para mí no para de llover. Definitivamente, estamos tranquilos, pero no estamos satisfechos. Y cómo vamos a estarlo si quedan cinco días para dar la cara ante el público y no tenemos nada más que la mitad de las canciones…

A veces pienso que los de la banda quieren acabar conmigo. Me mandan unos emails que parecen jeroglíficos egipcios. Quedamos para el jueves tranquilamente. Como las gotas de un grifo mal cerrado, mis sosegados compis se van dejando caer por el local de ensayo. Unas risas para empezar, pero yo estoy aún aturdido. No me altero porque cuando uno se dedica a esto de la música tiene que tener los nervios de acero templado, y más si la banda se apellida tranquila. De hecho todos dan muestras de una pachorra digna de las mejores sardinas del Cantábrico (os aseguro que cuando están fritas ni se menean). Llegan y se relajan, se sonríen y quiero saber el motivo. Estamos todos, y a sangre fría, con alevosía, con premeditación aunque sin nocturnidad, casi hasta nervioso (perdonadme compañeros porque os sea infiel al usar esta palabra), les pido explicaciones: 

- ¿Matu, qué es eso del anís de la señora María? ¿Y por qué Jon quiere que estemos allí y además saltando, conociendo él los problemas articulares de Rafa Núñez? Aunque, como le ha dado por la radio, pues ya me espero cualquier cosa. Rafa Rodríguez, Paquillo de mi alma, ¿qué es eso de ser padres y de tener hijos? Echadme una mano y me lo aclaráis que lo veo todo negro como un día de lluvia. ¡Dadme alguna satisfacción!

Y me empezaron a explicar que si lo del anís era la canción Annie´s Song de John Denver, y que la señora María era Proud Mary de los Credence (los CCR), y que Jon estaba deseando tocar Wish You Were Here (Me gustaría que estuvieses aquí) de Pink Floid, y lo de saltar era por el Salta de Tequila, y no para jugar a la comba, que nosotros ya pasamos de los 40 todos y algunos… bueno, mejor me callo. Lo de los padres y los hijos era por la canción Father and Son (Padre e hijo) de Cat Stevens. ¡Ah! A Rafa Núñez no es que le hubiese dado por escuchar el programa de radio Clásicos Populares, sino que quería proponer un clásico de la música pop, Two Of Us (Nosotros dos) de los Beatles.

Acabadas las explicaciones, contamos, quiero decir, Rafa Núñez contó 15. Él controla eso de las mates, porque lo que soy yo me quedé en el Brenivin del Drunken Sailor, un poco “ofuscado” y los demás empezaban a hablar otra vez frases inconexas (¿estarán preparando otro concierto?). Me miraron con pena. Se conoce que les había tocado el corazoncito ese que sólo ellos tienen y, me explicaron que Who Will Stop The Rain (Quién va a parar la lluvia) de los CCR era ideal para solucionar mi estado de ánimo tan lluvioso y plomizo, y encima le añadieron el Satisfaction de los Rolling Stones. Perfecto por mi parte.

Teníamos la lista, pero aún nos quedaba ensayar el jueves, repasar el viernes y montar el escenario el sábado por la mañana y tocar. Pero todos tranquilos, tranquilos y más tranquilos. The Quiet Band en el escenario, el público entregado, la velada calmadamente perfecta. Queridos lectores, adorados compañeros de banda, estoy deseando que me descifréis vuestras frases secretas para la próxima actuación que creo que no tardará mucho en caer porque últimamente no me entero de nada de lo que decís, y eso es ya lo que me faltaba por oír.